la escuela

En EMPI basamos todo nuestro trabajo en una filosofía y una visión de respeto hacia la infancia.

Acompañamos a niños y niñas y a sus familias en el día a día, acogiéndoles y entendiendo que cada persona es única y genuina, y por lo tanto también aprende de una manera única, genuina y diferente.

A continuación, te describimos cada uno de los seis puntos que hacen de nuestra escuela un lugar con una identidad propia donde crecer, crear y vivir.

Empi
Empi
Empi
Empi
1. Imagen de infancia.

La infancia tiene iniciativa propia. Es exploradora, espontánea, transparente, impulsiva, creativa y feliz.
Con una visión diferente a la del adulto, necesita tiempo y calma suficiente para explorar el mundo que le rodea, y construir y ser protagonista de su propio aprendizaje.
Entendemos que cada niño y cada niña forman parte de una cultura y contexto familiar determinado, con una historia de vida, un ser completo, capaz, único e irrepetible.

Empi
Empi
2. Espacios
y materiales.

Todos los espacios de la escuela los consideramos educativos. Ambientes de juego construidos por y para los niños y niñas que los habitan, atendiendo a sus necesidades. Cambiantes, dinámicos, cuidados y organizados con una estética propia.

Los espacios influyen en el desarrollo de aprendizajes.

Espacios y materiales (principalmente materiales no estructurados) distribuidos de manera que provoquen asombro y motiven a interactuar con ellos de forma autónoma y libre, promoviendo pensamientos creativos y divergentes que originen aprendizajes significativos y de calidad.

Empi
3. Actividad autónoma y movimiento libre.

La infancia es capaz.
Establecer las condiciones suficientes de seguridad física y emocional va a permitir que niños y niñas puedan explorar el mundo que les rodea de manera tranquila y confiada.
Acompañamos a la infancia, respetamos las posturas que van adquiriendo de manera natural, a su ritmo, sin imponer.
Gracias al movimiento libre, cada paso que consigue por ellos mismos, es un avance hacia su autonomía.

Empi
Empi
4. Observación activa como evaluación.

Observar y escuchar de manera activa a los niños y niñas en cada momento del día, para descubrir qué les interesa, y dar respuesta coherente y ajustada con nuevas propuestas, es la finalidad de nuestra evaluación como personas educadoras.

La observación activa nos permite entender e interpretar lo que está sucediendo en el contexto educativo.

Documentar los procesos, descubrimientos, experiencias, aprendizajes...,permite poder compartir y visibilizar con toda la comunidad educativa lo que ocurre en el día a día en la escuela.

Empi
5. Formación continua e investigación.

Es esencial para seguir creciendo como docentes estar en continua formación, tener una actitud de aprendizaje continuo, estar dispuesto a sorprenderte cada día y mantener el compromiso profesional de hacerlo bien.
Nutrirnos de experiencias pedagógicas exitosas que se han llevado a cabo en otros lugares, intercambiar experiencias y dificultades, nos enriquece como profesionales.

Empi
Empi
6. El juego espontáneo.

Jugar es disfrutar, es descubrir, es conocer, es aprender, es crecer y para ello, los niños y niñas necesitan sentirse seguros, acompañados y mirados desde la confianza, su espacio y su tiempo sin interferencias y disponer de materiales que enriquezcan su actividad.

Los niños y niñas juegan porque son felices haciéndolo.

El juego espontáneo es la manera natural de aprender, de relacionarse con el mundo y de comunicarse que tiene la infancia.

Empi

nuestro equipo

Empi
Todos los profesionales
son importantes para la vida
del centro.

Dentro del perfil profesional del centro caben valores como: el compromiso con la educación, el trabajo cooperativo, la capacidad de sorprendernos y la ilusión de poder contar con un proyecto que acompaña nuestras inquietudes profesionales.

El Equipo EMPI incluye: directora, coordinadora pedagógica, responsables de formación presencial y online, 10 tutores de aula, 3 apoyos educativos, un cocinero, una pinche de cocina y personal de limpieza.

instalaciones

Empi
Nuestro centro es un entorno seguro donde divertirse y experimentar aprendiendo.

En EMPI consideramos que el espacio/ambiente es educativo e influye en el desarrollo de aprendizajes, por lo que lo cuidamos tanto atendiendo a la seguridad como a los intereses y motivaciones de los niños y niñas que habitan nuestra escuela.

El diseño arquitectónico de nuestras instalaciones, está pensado para que sean un lugar de encuentro, que acojan, favorezcan y posibiliten un desarrollo armónico, lo más pleno e integral posible en todas las áreas: cognitiva, motriz, comunicativa y social y afectiva.

carrito
Tu carrito está vacíoVolver a los cursos